Lentes Blandas boton-gasperm boton-hibridas

La Córnea Irregular:

La utilización de este término engloba a todas aquellas alteraciones del ojo que provocan una deformación en la córnea como:

– el queratocono (con o sin anillos intracorneales)
– la degeneración marginal pelúcida
– pacientes con trasplante de córnea
– corneas con cicatrices
– degeneración marginal de Terrién
– distrofia de la membrana basal del epitelio corneal
– etc.

En pacientes con queratocono y córnea irregular la agudeza visual suele ir disminuyendo a medida que avanza la alteración corneal, llegando a niveles bajos que les incapacita para realizar su actividad diaria. Las lentes de contacto son la mejor opción para aumentarla hasta niveles que, en muchos de los casos, alcanzan los de pacientes sanos.

esquema-queratoconoLos principales síntomas visuales en pacientes con córnea irregular son:

visión borrosa con y sin gafa
– visión de halos sobretodo en condiciones de baja luminosidad o nocturnas
imagen fantasma y diplopía (visión doble) monocular

Esto se debe a que la irregularidad de la córnea induce elevados valores en las aberraciones de alto orden difícilmente compensables con gafa o lentes de contacto blandas normales.

Las opciones disponibles para este tipo de alteraciones dependerán en gran medida del grado de deformación de la córnea y del estado general del ojo:

– Lentes de contacto blandas normales (esféricas o tóricas)
– Lentes de contacto blandas personalizadas (esféricas o tóricas)
– Lentes de contacto blandas específicas para córnea irregular (mayor grosor)
– Lentes gas-permeable corneales (todo el apoyo en la córnea).
– Lentes gas-permeable semiesclerales (reparten el apoyo entre la córnea y la esclera).
– Lentes gas permeables esclerales (todo el apoyo está en la esclera, no tocan la córnea).
– Lentes híbridas.
– Piggy-Back (Lente blanda + lente gas-permeable corneal)

esquema-queratocono-con-escleral

Los principales pilares de toda adaptación de lentes de contacto (visión, salud ocular y comodidad) han de mantenerse aquí también. La ausencia de uno de ellos puede indicarnos que nos encontramos ante una adaptación inadecuada o que es momento de revisar nuestras lentes ya que muchas veces tratamos patologías cuya evolución provoca cambios en la forma de la córnea.

Actualmente, existe tal variedad de opciones en lentes de contacto que es posible adaptarlas con comodidad hasta en las córneas más irregulares.